Estudios Bio-habitabilidad

Dolores de cabeza en el trabajo? problemas de sueño, sueños caóticos, sudoración nocturna, contracturas y mareos? Acabas las tu jornada laboral cansada, no te concentras, notas que los tu redimente general es bajo, estás irritable y a tus compañerxs o trabajadorxs les pasa lo mismo?
 
Las perturbaciones electromagnéticas o geológicas en el lugar de trabajo o en la zona de descanso pueden provocar estos síntomas.
 
En + Habitable queremos ayudarte. Nuestros estudios de biohabitabilidad en casa o en el lugar de trabajo, nos dan mucha información sobre las causas de estas patologías provocadas por el estrés ambiental. Con un extenso y exhaustivo informe evaluamos las fuentes de contaminación, las causas que las provocan y te asesoramos, en su caso, sobre las diversas medidas correctivas para poder solucionar el problema, con un seguimiento del proceso. En muchas ocasiones con pequeños cambios de hábitos y una buena higiene electromagnética solucionamos el problema. En otros casos, es necesario apantallamiento o saneamiento.
radiacion-empresa-calidad del aire-oficina-+habitable
radiacion electromagnetica-5G-dormitorio-+habitable-calidad del aire-soluciones

 

El apartado de estudios de Bio-habitabilidad es un punto clave de nuestra filosofía. Nuestra formación y experiencia en estudios y apantallamiento de campo electromagnético, ha sido extensa a lo largo de los últimos 10 años. Nuestra referencia en mediciones en biocosntrucción, es la norma técnica SBM 2015 del Institut für Baubiologie + Nachhaltigkeit IBN.

Pasamos el 90% de nuestro tiempo en espacios interiores y en muchas ocasiones no somos conscientes de que las enfermedades crónicas y las enfermedades asociadas con síntomas no específicos van en aumento. Además del estrés habitual en los entornos sociales y laborales, la exposición física y química a sustancias y radiaciones en el hogar, en el trabajo y durante las actividades de ocio. Las perturbaciones radiactivas en relación con las distorsiones del campo magnético terrestre y las anomalías de la radiación terrestre producida por fallas o corrientes de agua subterránea son factores causales o contribuyentes Medioambientales que merecen la atención de los médicos, así como de todos los demás miembros de la comunidad al cuidado de la salud.

La contaminación atmosférica por las sustancias volátiles pesadas o ligeras que desprenden los materiales de construcción, la radioactividad de algunos de ellos, la emanación de gas radón, las características de las superficies y su conductividad (importantes generadores de campos eléctricos continuos) son importantes factores de riesgo para la salud.

Los organismos vivos han estado expuestos constantemente, a lo largo de la evolución terrestre, a campos eléctricos y magnéticos estáticos de intensidades moderadas. Mientras que no hay efectos adversos para la salud relacionados con la exposición habitual a estos campos ambientales naturales, las variaciones en su intensidad en el orden del 20% durante tormentas magnéticas debido a los cambios en la actividad solar o alteraciones geomagnéticas y telúricas, sí están relacionadas con el aumento de estrés en los animales y incidentes en la salud humana, incluyendo las enfermedades nerviosas y psíquicas, las crisis hipertensivas, ataques cardiacos, accidentes cerebrales y la mortalidad por diversos tipos de patologías.

Los organismos vivos perciben los CEM como un estresores ambientales. En el caso del estrés ambiental, se trata de una reacción de la persona ante una situación concreta en la que se presenta un conjunto de variables ambientales cuya disposición e intensidad hace que sean percibidas como aversivas para la persona. En esta reacción están implicados:
componentes fisiológicos, componentes cognitivos, componentes afectivo-emocionales, componentes comportamentales, componentes socio-culturales.

Los campos electromagnéticos artificiales constituyen un nuevo factor de estrés para los organismos vivos dentro de los miles de millones de años de evolución biológica, las células no han desarrollado mecanismos de defensa, por ejemplo, los genes especiales que se activan para la protección contra el estrés electromagnético de los CEM artificiales.

Esta puede ser la razón por la que, en respuesta a los campos electromagnéticos artificiales, se encuentran células para activar los genes de choque térmico y producir estas proteínas de choque térmico muy rápidamente (en minutos) y a un ritmo mucho mayor que en otros estresores. Parece que es por esta razón que la radiación del teléfono móvil produce daño en el ADN y la muerte celular en las células reproductivas de insectos en un grado mayor que otros tipos de factores estresantes externos examinados en diversos estudios.

Por lo tanto parece que las células son mucho más sensibles a los campos electromagnéticos artificiales que a otros tipos de estrés previamente experimentados por los organismos vivos tales como el calor, el frío, el hambre, o productos químicos. El estrés repetitivo que conduce a la activación continua de genes de choque térmico o daño del ADN puede conducir al cáncer.

En +Habitable estamos especializados en apantallamientos de campos electromagnéticos con más de 10años de experiencia desarrollando medidas correctivas en todo tipo de edificios convencionales y ecológicos.

El servicio de estudios de Biohabitabilidad, se divide en tres apartados siguiendo el criterio de la norma de medición SBM Institut für Baubiologie + Nachhaltigkeit IBN

A: CAMPOS, ONDAS, RADIACIÓN

– CAMPOS ELÉCTRICOS ALTERNOS (bajas frecuencias)

Medición de la intensidad de campos eléctricos de baja frecuencia y de la tensión corporal, determinando la frecuencia dominante y de las ondas armónicas significativas

-CAMPOS MAGNÉTICOS ALTERNOS (bajas frecuencias)

Medición y registro de larga duración de la densidad de flujo de baja frecuencia de la corriente de la red y ferrocarril con determinación de la frecuencia dominante y de las ondas armónicas significativas

– ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS (altas frecuencias)

Medición de la densidad de potencia electromagnética, con determinación de las frecuencias dominantes, o servicios de radiocomunicación y sus características de señal (pulsaciones de baja frecuencia, periodicidad, anchura de banda, modulación, etc.)

– CAMPOS ELÉCTRICOS CONTINUOS (electrostática)
Medición de la tensión superficial electrostática así como su tiempo de descarga.

– CAMPOS MAGNÉTICOS CONTINUOS (magnetostática)
Medición de la deformación del campo magnético terrestre en diferencia de densidad de flujo (metal) u oscilación temporal de la densidad de flujo (corriente continua), así como la desviación de la brújula.

– RADIOACTIVIDAD (Radiación alfa, beta y gamma, Radón)
Medición de la radiactividad como tasa de impulsos, tasa de dosis equivalente y diferencia, así como medición y registro prolongado de la concentración de radón.

– PERTURBACIONES GEOLÓGICAS (Campo magnético y radiación terrestre)
Medición del campo magnético terrestre y su radiación, y sus perturbaciones significativas

– ONDAS ACÚSTICAS (Ruido aéreo, ruido de impacto)
Medición de ruido y de sonidos audibles, infrasonidos y ultrasonidos, así como oscilaciones y vibraciones.

– LUZ (iluminación artificial – luz visible, radiación UV e infrarroja)
Medición de campos electromagnéticos, espectro de la luz, distribución del espectro, parpadeo de la luz, intensidad de iluminación, reproducción del color, temperatura del color, ultrasonido.

B TÓXICOS DOMÉSTICOS, AGENTES CONTAMINANTES, AMBIENTE INTERIOR

Parametros mínimos según la normativa en Calidad del Aire Interior:
Temperatura y humedad relativa (confort térmico)
CO2 (tasa de ventilación)
CO
Partículas en suspensión PM 2,5
Corteo de partículas en suspensión
Control de materia particulada en superficie de conductos de impulsión
Bacterias y hongos en ambiente
Parametros complementarios a la normativa de Calidad del Aire Interior:
Iluminación ambiental
Ruido ambiental
Gases (NO2, SO2, …)
Fibras en suspensión
Campos electromagnéticos y eléctricos
Ozono, etc.

Evaluación del edificio y los usuarios, inspección visual, impresiones generales y olfativas (olores); eventualmente consulta en fichas de datos de seguridad, fichas técnicas, actas de construcción, documentación fotográfica, etc.

Inspección de los espacios interiores a analizar, consultas a los habitantes sobre el historial del edificio, de los materiales utilizados, equipamientos, muebles, pavimentos, adhesivos, pinturas, lacas u otros materiales de construcción y reforma, episodios actuales o pasados de olores, sospechas o síntomas de enfermedad. La inspección visual exhaustiva comprende a ser posible, información relativa a la construcción del suelos, paredes y cubiertas, utilización de locales auxiliares y viviendas anexas, hábitos de uso y de aireación, puntos débiles en la construcción según el año de edificación, por ejemplo, colas asfálticas que contienen HAP y PCBs debajo del parquet en casas más antiguas, formaldehído y protectores de la madera, por ejemplo, en una casa de los años 70 o en habitaciones sospechosas, revestidas de madera correspondientemente tratada.

Mediciones directas, procedimientos de análisis preliminares y mediciones orientativas
Mediciones orientativas y comparativas mediante tubitos de análisis, plaquetas y medidores de indicación directa. 

Se realiza una primera valoración rápida de la situación atmosférica in situ mediante procedimientos sencillos de análisis preliminares (por ejemplo, Bio-check-F para el formaldehído o tubitos de análisis de indicación directa, son valoraciones bastante sensibles y poco molestas de una situación de contaminación).

Detección de concentraciones ligeras de suma de disolventes y otras sustancias dañinas ligera- o medianamente volátiles trabajan sobre el principio de la detección de la fotoionización (PID).

Las inspecciones de este tipo son útiles como complemento a los estudios preliminares o la toma de muestras más complicada para análisis de laboratorio, se pueden acometer rápidamente en diversas habitaciones o armarios sospechosos. En las fisuras, grietas, huecos y sobre las superficies se pueden realizar enseguida mediciones comparativas de forma sencilla. Además se pueden analizar materiales sospechosos directamente sobre las superficies (alfombra, revestimiento de suelos, etc.) debajo de un aislamiento o en un recipiente adecuado.

En el caso de pesticidas y otros tóxicos difícilmente volátiles no existen tests rápidos fiables, tan sólo para pentaclorofenol (Bio-Check-PCP).

Si las primeras mediciones indican un contenido de tóxicos cercano o por encima de un valor indicativos a comprobar de forma más exacta (SBM, UBA, OMS, AGÖF), se debe determinar el cumplimiento del valor indicativo, o la medida de su superación mediante una toma de muestras adecuada con análisis de laboratorio específico Toma de muestras para análisis de laboratorio
Mediciones de evaluación (por ejemplo, valores indicativos SBM para zonas de reposo) con toma de muestra in situ y valoración en laboratorio.

Estos estudios más exactos y diferenciados no proporcionan resultados in situ, sino que precisan análisis de laboratorio después de la toma de muestras y son correspondientemente más caras. Se pueden analizar muestras de aire, polvo, superficies y materiales. Se toman muestras y se llevan al laboratorio, especializado en analítica de tóxicos en interiores.

AGENTES CONTAMINANTES A EVALUAR:

FORMALDEHÍDO y otros agentes contaminantes gaseosos
Medición de agentes contaminantes gaseosos como el formaldehído, ozono y cloro, gases urbanos e industriales, gas natural, monóxido de carbono y dióxido de nitrógeno, así como otros gases de combustión.

DISOLVENTES y otros agentes contaminantes muy o medianamente volátiles
Medición de agentes contaminantes volátiles (μg/m3, ppm) como aldehídos, alifatos, alcoholes, aromas, ésteres, glicoles, cetonas, cresoles, fenoles, siloxanos, terpenos y otros compuestos orgánicos (VOC).

PESTICIDAS y otros agentes contaminantes poco volátiles
Medición de agentes contaminantes poco volátiles como biocidas, insecticidas, fungicidas, protectores de la madera, protectores de alfombras, productos ignifugantes, ablandadores, piretroides, PCB, HAP, dioxinas

METALES PESADOS y otros agentes contaminantes similares
Medición de agentes contaminantes minerales como metales ligeros y pesados (aluminio, antimonio, arsénico, bario, plomo, cadmio, cromo, cobalto, cobre, níquel, mercurio, zinc, etc.) compuestos metálicos y minerales

PARTÍCULAS Y FIBRAS (polvo fino, nanopartículas, amianto, fibras minerales, etc.)
Medición de polvo, número y tamaño de partículas, amianto y otras fibras.

AMBIENTE INTERIOR (temperatura, humedad, CO2, ionización, renovación del aire, olores, etc.)
Medición de la temperatura del aire y de las superficies, de la humedad del aire y de los materiales, del oxígeno, del dióxido de carbono, de la presión atmosférica, del movimiento del aire y de la ionización del aire así como de la electricidad atmosférica, constatación de olores y de la tasa de renovación del aire

C HONGOS, BACTERIAS, ALÉRGENOS

MOHOS y sus esporas, así como sus metabolitos 

Medición e identificación de hongos de mohos, de esporas de moho y de componentes de hongos cultivables o no, así como de sus metabolitos (MVOC, toxinas, etc.)

HONGOS LEVADURIFORMES y sus metabolitos
Medición e identificación de hongos levaduriformes y sus metabolitos

BACTERIAS y sus metabolitos
Medición e identificación de bacterias y sus metabolitos

En los interiores no debe haber presencia de hongos de moho directamente visible ni microscópica, tampoco contaminación por esporas o sus metabolitos (micotoxinas, MVOC, glucanos, alérgenos)

 

Inspección y cuestionario
Anamnesis del edificio y de los usuarios, inspección ocular, impresiones generales y olfativas (olores). Eventualmente con ayuda del endoscopio, la lupa, microscopio de bolsillo, detector de olores, alarma, documentación fotográfica, etc.

Métodos de cultivo
Cultivo de microorganismos y recuento e identificación posteriores. En medios de cultivo (agar, placas Petri, placas Rodac, láminas de contacto, indicadores de gérmenes, etc.)
Las indicaciones de cantidad de gérmenes se hacen en unidades de formación de colonias (UFC).

Análisis microscópicos
Las muestras (aire, superficies, materiales, polvo, etc.) se aportan directamente para su análisis en el microscopio óptico. Mediante microscopios ópticos, portaobjetos, soluciones fijadoras, etc.

Análisis del aire
Recolección de hongos, esporas y bacterias en el aire, y análisis en cultivos y/o microscopios. Con recolector de gérmenes atmosféricos, toma de muestras de aire, impactador, colector de partículas o de ranura, y portaobjetos de cinta adhesiva, filtros de gelatina, etc.

Recolección de gérmenes atmosféricos
Mediante el colector de gérmenes atmosféricos, impactador, filtro de gelatina, etc.

Recolección de partículas del aire
Mediante colectores de partículas o de ranura y portaobjetos con cinta adhesiva.

Análisis de superficies
Para su cultivo sobre medios de cultivo o para el análisis directo con el microscopio óptico. Mediante medios de cultivo de impacto, placas Petri, torundas estériles, películas adhesivas.

Análisis de materiales
Para su cultivo sobre medios de cultivo o para el análisis directo con el microscopio óptico. Mediante medios de cultivo, disoluciones, películas adhesivas, hisopos.
Se evalúan los materiales afectados o sospechosos de estar afectados por hongos (papel pintado, enlucidos, materiales aislantes, madera, alfombras, actas, instalaciones, etc.)

Análisis de polvo
Para su cultivo sobre medios de cultivo o para el análisis directo con el microscopio óptico. Mediante medios de cultivo, disoluciones, películas adhesivas.
El polvo se recoge mediante aspiración de determinadas superficies (suelos, alfombras, acolchados, muebles, etc.
Análisis MVOC (Microbial Volatile Organic Compounds) 

Para la determinación de emanaciones que contienen hongos (y bacterias). Mediante bombas de toma de muestras y medios de recolección, así como análisis en laboratorios especializados. 

Mediante la toma de muestras del aire interior en tubos de carbón activo o Tenax, seguida de análisis cromatográficos gaseosos y espectrométrico de masas en laboratorio.

Análisis de micotoxinas
Para la detección de micotoxinas específicas. Mediante muestras de materiales y polvo, junto con análisis de laboratorio.
Las micotoxinas se pueden detectar o bien en los materiales o en el polvo casero como sustancias poco volátiles.

Medición de humedad y temperatura
Para la comprobación de las causas de atmósfera interior y física constructiva por patologías microbianas, o para la estimación de riesgos. Con termómetros adecuados, higrómetros, aparatos de medición de humedad de obra, registradores de datos climáticos, sistemas modulares.

Estudio del agua corriente y del agua de boca o de alimentos
Para el cultivo y contaje sobre medios de cultivo. Con placas Petri, caldos de cultivo para sumergir, dip slides, contact slides, indicadores de gérmenes, “paddels”, etc.
En el caso de muestras de agua (agua de boca, agua corriente, filtros de agua, arremolinadores, aireadores, boquillas, almacenajes, etc., fuentes decorativas, etc.) se trata preponderantemente de bacterias, a veces de hongos del moho y levaduriformes.

ÁCAROS DEL POLVO DOMÉSTICO y otros alérgenos

Medición para determinar el número de ácaros y de sus excrementos, polen, gramíneas, pelos de animales, alérgenos.

Medición de las concentraciones en el polvo (microgramos por gramo, μ/g), sobre superficies (por metro cuadrado, /m2) o en el aire interior (nanogramos por metro cúbico, ng/m3) mediante procedimientos de análisis previos, microscopios y toma de muestras para análisis de laboratorio

Estas mediciones se realizan en todo tipo de empresas, escuelas, asociaciones y particulares. Las mediciones pueden ser completas o parciales, dependiendo de la problemática a evaluar. 

Se proponen medidas correctivas mediante un informe. El estudio se realiza siguiendo los parámetros y protocolos que marca la norma técnica en mediciones SBM 2015 para la salud de la vivienda del instituto für Baubiologie + Nachhligkeit (IBN).